Protecting children goes deeper than just the stranger among us

Nota: para la traducción en español, ver abajo

 

Protecting children goes deeper than just the stranger among us

 

      I recently saw for the second time the film, “God’s Not Dead,” a drama about the current struggle between faith and atheism in our society.  How refreshing to see a movie that had no violence, sex, drug usage, swearing or cursing. This experience reminded me of the profound power of social media -television, films, Facebook, tweeting, the Internet and the radio. So much of what we know, think, perceive, feel and value is shaped by the media we allow into our lives.

      Every April is National Child Abuse Prevention Month, which speaks to our common responsibility to create a positive environment of dignity, respect and safety for all of our beloved children. The media culture hugely impacts youth, so we need to be particularly vigilant of what our children see, hear and encounter. We want our youth to only experience images, music, games, films and television that help them to be genuinely holy, happy and healthy.

      While we can effectively use the media to evangelize, help the poor, raise awareness about global disasters of war and famine, inspire generosity and inform about current events, we sadly realize much of our media communicates violence, sexual promiscuity, gossip, obscenity and selfishness.

      How complicit are we in the promotion of these false values? As we pray, celebrate the sacraments and volunteer at our parishes, does the rest of our lives match Gospel values? Buying a violent video game, looking at pornography on the computer, watching movies with absolutely no moral value or gossiping about somebody on Facebook contribute to the dehumanization of other people and the growth of sin and evil in the world. Through what we purchase, view and use, we have the power to shape social media even as it shapes us. How important is parental vigilance over children’s access to and use of computers and smartphones.

      How much time do we spend engaged in social media? For some, the world of the Internet - virtual reality - has become more real than the actuality of life. Texting can replace face-to-face conversation, hours spent on the computer could have been spent praying, exercising, volunteering or playing outside.  As a child, I remember the neighborhood always alive with kids playing baseball or “Capture the Flag” or bicycling down the street.

       Today, you rarely see kids outside. This is not to suggest that social media is bad or evil, but to what extent has it taken over life? Has the virtual become reality? More than ever, we need to unplug, disconnect and rediscover the value of silence, prayer, community, family, reading, work and play.  God and His world is the reality in which we live, not the media.

      How encouraging to hear from adult leaders and confirmation students that, after some initial groaning, youth actually enjoy turning off and turning in their cell phones during a spiritual retreat. How good it is to actually spend time with a live person, to hold and read a classic book, to ski, fish, walk, run or swim in God’s beautiful world. I crave more real experiences in my life.

      Every parish and school in the Diocese of Gary is committed to creating a safe, loving and holy environment in which our children can authentically flourish as daughters and sons of God. The great sin and violence of the abuse of children, whether it be sexual, physical, verbal or emotional, is a terrible tragedy, that we must all pray, work and love enough to eradicate from our communities.

      The teachings of Christ unveil the beauty, dignity and absolute worth of every human person, made in the image and likeness of God. We strive for the day when every human being, from the moment of conception to natural death, from the richest to the poorest, no matter our differences or divisions, is respected and valued as a beloved child of God. We thank everyone in the Diocese who strives every day to love, protect and nurture our beautiful children.

 

 

Protección de los niños va más allá de sólo al forastero entre nosotros

 

      Recientemente vi por segunda vez la película, "Dios no está muerto," un drama sobre la lucha actual entre la fe y el ateísmo en nuestra sociedad. Que refresco a ver una película que no tenía violencia, sexo, uso de las drogas, jurando o maldiciendo. Esta experiencia me recordó del poder profundo de los medios sociales-televisión, cine, Facebook, Twitter, Internet y la radio. Mucho de lo que sabemos, pensamos, percibimos, nos sentimos y valoramos está conformada por los medios de comunicación que permitimos a nuestras vidas.

      Abril de cada año es el Mes Nacional de Prevención del Abuso Infantil, que habla de nuestra responsabilidad común para crear un ambiente positivo de dignidad, respeto y seguridad para todos nuestros amados hijos. La cultura de los medios de comunicación afecta enormemente juvenil, así que tenemos que estar especialmente vigilantes de lo que nuestros hijos ven, oyen y encuentran. Queremos que nuestros jóvenes experimenten sólo imágenes, música, juegos, películas y televisión que les ayuden a ser verdaderamente santos, felices y saludables.

      Mientras que efectivamente podemos utilizar los medios de comunicación para evangelizar, ayudar a los pobres, concienciar sobre desastres mundiales de la guerra y del hambre, inspirar generosidad e informar sobre la actualidad, lamentablemente nos damos cuenta de que gran parte de nuestros medios de comunicación comunica la violencia, la promiscuidad sexual, chismes, obscenidad y egoísmo.

      ¿Que cómplices estamos en la promoción de estos valores falsos? Mientras oramos, celebramos los sacramentos y voluntamos en nuestras parroquias, ¿el resto de nuestras vidas coincide con los valores del Evangelio? Comprarndo un videojuego violento, mirando pornografía en la computadora, viendo películas con absolutamente ningún valor moral o chismes sobre alguien en Facebook contribuyen a la deshumanización de los demás y el crecimiento de pecado y maldad en el mundo. A través de lo que compramos, vemos y usamos, tenemos el poder de los medios de comunicación social de la forma como forma a nosotros. Lo importante es vigilancia parental sobre acceso infantil y la utilización de ordenadores y teléfonos.

      ¿Cuánto tiempo pasamos participando en redes sociales? Para algunos, el mundo de la Internet - realidad virtual - se ha convertido en más real que la realidad de la vida. Mensajes de texto pueden substituir la conversación cara a cara, horas dedicadas a la computadora podrían haberse gastados rezando, ejercicio, voluntariado o jugando afuera. Como un niño, recuerdo el barrio siempre vivo con niños jugando béisbol o "capturar la bandera" o andando en bicicleta por la calle.

      Hoy en día, rara vez ven niños fuera. Esto no es para sugerir que los medios sociales son malos, pero ¿en qué medida ha conquistado la vida? ¿Tiene el virtual se convierten en realidad? Más que nunca, necesitamos desconectar y redescubrir el valor del silencio, la oración, comunidad, familia, leer, trabajo y juego. Dios y su mundo es la realidad en que vivimos, no los medios de comunicación.

      ¿Qué bueno para escuchar a los líderes adultos y estudiantes de confirmación que, tras algunos gemidos inicial, juventud realmente disfruta apagando y volviendo en sus teléfonos celulares durante un retiro espiritual. Lo bueno que es en realidad pasar tiempo con una persona viva, a sostener y leer un libro clásico, para esquiar, pescar, caminar, correr o nadar en el hermoso mundo de Dios. Anhelo más reales experiencias en mi vida.

      Cada parroquia y escuela en la diócesis de Gary se ha comprometido a crear un ambiente seguro, amoroso y santo en el que nuestros hijos puedan prosperar auténticamente como hijos e hijas de Dios. El gran pecado y la violencia del abuso de los niños, ya sea sexual, físico, verbal o emocional, es una terrible tragedia, que debemos todos orar, trabajar y amar lo suficiente para erradicar de nuestras comunidades.

      Las enseñanzas de Cristo revelan la belleza, la dignidad y el valor absoluto de cada persona humana, hecha a imagen y semejanza de Dios. Nos esforzamos por el día cuando cada ser humano, desde el momento de la concepción hasta la muerte natural, desde los más ricos a los más pobres, sin importar nuestras diferencias o divisiones, es respetada y valorada como un hijo amado de Dios. Queremos agradecer a todos en la diócesis que se esfuerza cada día para amar, proteger y nutrir a nuestros hermosos hijos.