Corpus Christi: There are no virtual sacraments

      There are no virtual sacraments. We can’t anoint someone over the phone. We can’t impose Chrism and confirm someone during a Facebook live session. And we can’t receive the Eucharist over a zoom call.

      That’s why this past year was so difficult. During the time of our COVID-19 “shut down” last year, which lasted for ten weeks, we needed to stay home. As a local church we worked hard to make sure the sacraments were still available, but they were much more limited, and we didn’t gather for public worship at Mass. There were good reasons for this. In prior times of pandemic, the church has had to make adaptations to prevent the spread of contagion. Still, this time was very painful.

      During these days, we revived a very pious spiritual custom – that of a “spiritual comm.” A spiritual comm is a prayer through which Jesus gives us the graces we would have received if we were able to receive His Body and Blood at Mass. It’s a good custom. This prayer is still necessary for many of our home bound Catholics and those who live in parts of the world where access to the sacraments is limited due to persecution or a lack of priests. But it is not the same as receiving our Lord in the Eucharist.

      The Eucharist is not just a remembrance of what Jesus did at the Last Supper (though it is that, too). The Eucharist IS the Body and Blood of Our Lord. How do we know that? Because Jesus told us, “This is my body, this is my blood.” He explained this in his Bread of Life discourse in the Gospel of John. Saint Paul reaffirmed this truth in his New Testament writings. The early church accepted this truth without doubt. There is no evidence of any controversy over this truth in the early church in any of the contemporaneous writings.

      The expression is “absence makes the heart grow fonder.” I pray that the eucharistic absence over the past year will make us appreciate all the more the importance and centrality of the Eucharist. We are spiritually hungry, and the Lord wants to feed us. We need hope, and the Lord wants to draw us together in church and nourish us.

      This weekend we celebrate the feast that reminds us of the centrality of the Eucharist: Corpus Christi (The Solemnity of the Most Holy Body and Blood of Christ). This specific feast traces its origins back to Orvieto, Italy. A Eucharistic miracle occurred near there in 1263, which reaffirmed the real presence: the reality that in the Eucharist what appears to be bread and wine have become the body and blood of Christ. The following year Pope Urban IV instituted this feast day for the entire church. In Orvieto and around the world, the custom has arisen of having a public procession of the Blessed Sacrament as a testimony of our faith and a means of adoring our Lord. 

      Now is the season to reignite our love for the Eucharist and to invite others to join in. After a year unlike any other, I pray that this weekend will mark a greater return to the love of our Lord Jesus in the Eucharist.  May the Lord deepen our appreciation for the great gift he has given us: His very Body and Blood.

 

Your servant,

The Most Reverend Robert J. McClory

Bishop

Diocese of Gary

_____________________

 

Corpus Christi: No hay sacramentos virtuales

 

     No hay sacramentos virtuales. No podemos ungir a alguien por teléfono. No podemos imponer el Crisma y confirmar a alguien durante una sesión en vivo de Facebook. Y no podemos recibir la Eucaristía con una llamada de zoom.                                                                                                                                           

     Por eso el año pasado fue tan difícil. Durante el tiempo de nuestro “cierre” de COVID-19 el año pasado, que duró diez semanas, tuvimos que quedarnos en casa. Como iglesia local, trabajamos duro para asegurarnos de que los sacramentos estuvieran disponibles, pero eran mucho más limitados y no nos reunimos para el culto público en la misa. Había buenas razones para ello. En épocas anteriores de pandemia, la iglesia tuvo que hacer adaptaciones para evitar la propagación del contagio. Aún así, esta vez fue muy doloroso.                           

      Durante estos días, revivimos una costumbre espiritual muy piadosa: la de una "comunión espiritual". Una comunión espiritual es una oración a través de la cual Jesús nos da las gracias que hubiéramos recibido si pudiéramos recibir Su Cuerpo y Sangre en la Misa. Es una buena costumbre. Esta oración todavía es necesaria para muchos de nuestros católicos confinados a sus hogares y para aquellos que viven en partes del mundo donde el acceso a los sacramentos es limitado debido a la persecución o la falta de sacerdotes. Pero no es lo mismo que recibir a nuestro Señor en la Eucaristía.

     La Eucaristía no es solo un recuerdo de lo que hizo Jesús en la Última Cena (aunque también lo es). La Eucaristía ES el Cuerpo y la Sangre de Nuestro Señor. ¿Cómo lo sabemos? Porque Jesús nos dijo: "Este es mi cuerpo, esta es mi sangre". Explicó esto en su discurso sobre el pan de vida en el evangelio de Juan. San Pablo reafirmó esta verdad en sus escritos del Nuevo Testamento. La iglesia primitiva aceptó esta verdad sin lugar a duda. No hay alguna evidencia de controversia sobre esta verdad en la iglesia primitiva en ninguno de los escritos contemporáneos.

     La expresión es "la ausencia hace crecer el cariño". Rezo para que la ausencia eucarística durante el año pasado nos haga apreciar aún más la importancia y centralidad de la Eucaristía. Tenemos hambre espiritual y el Señor quiere alimentarnos. Necesitamos esperanza, y el Señor quiere unirnos en la iglesia y nutrirnos.               

     Este fin de semana celebramos la fiesta que nos recuerda la centralidad de la Eucaristía: el Corpus Christi (Solemnidad del Santísimo Cuerpo y Sangre de Cristo). Esta fiesta específica tiene sus orígenes en Orvieto, Italia. Cerca de allí ocurrió un milagro eucarístico en 1263, que reafirmó la presencia real: la realidad de que en la Eucaristía lo que parece ser pan y vino se ha convertido en el cuerpo y la sangre de Cristo. Al año siguiente, el Papa Urbano IV instituyó esta fiesta para toda la iglesia. En Orvieto y en todo el mundo ha surgido la costumbre de realizar una procesión pública del Santísimo Sacramento como testimonio de nuestra fe y medio de adoración al Señor.

     Ahora es el momento de revivir nuestro amor por la Eucaristía e invitar a otros a unirse. Después de un año como ningún otro, oro para que este fin de semana marque un mayor retorno al amor de nuestro Señor Jesús en la Eucaristía. Que el Señor profundice nuestro agradecimiento por el gran regalo que nos ha dado: Su mismo Cuerpo y Sangre.

 

Tu siervo,                                                                                                                                      

El Reverendísimo Robert J. McClory                                                                                                             

obispo de la Diócesis de Gary